La Vanguardia: La cuidad de los hombres caracol